Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

domingo, 24 de abril de 2016

Esto sólo lo arreglamos hundiendo el barco

No eran pocas las personas que empezaron a notar humedades. Naturalmente, las primeras fueron las que estaban al fondo, debajo de todo, a millones de años luz de la mano invisible que mece la cuna del mercado libre.

En la teoría marxista, el proletariado. En la nueva política moderna de sonrisas y miedos que supuestamente cambian de bando, los de abajo. La primera teoría busca la igualdad a través de un cambio de sistema y la segunda busca la igualdad reformando el sistema: lo que se conoce como estrategia bífidus activo. Te comes un yogur con bífidus para regular tu sistema digestivo de homo sapiens sapiens con millones de años de evolución con la misma ingenuidad con que crees que si votar cambiara el sistema te iban a dejar votar.

Cuando toda la parte baja del barco estaba ya anegada, las capas más bajas de la clase media, los que estaban pagando una hipoteca guapa, empezaron a darse cuenta de que la inundación iniciaba una inquietante ascensión, pero todavía no temían por su situación. ¡No!¡Eran clase media! Estaban bien, ahí, en el medio, lejos del peligro, de las zarpas de la miseria y, a la vez, no tenían que preocuparse de lo que pasaba en cubierta: allí estaban los suyos al timón, los progres, políticamente representados por ese PSOE de siglas tan hipócritas como las del PP. Con ambos partidos al timón del barco, la clase media no tenía por qué meterse en política: era suficiente con ver la tele para estar informado. 

Durante la segunda legislatura de Zapatero se habló mucho del bombo de Carme Chacón, Progre Suprema, al frente del ministerio de Defensa. No había nadie más adecuado... para desviar la atención del hecho de que el ejecutivo de Zapatero dio más dinero a la Iglesia que ningún otro y vendió más armas que durante la época de Aznar. ¡Ay, esos progres del no a la guerra!

Tampoco se redujo la pobreza y la desigualdad social.


Fuente: Informe Foessa 2013


Hacia 2010 la cosa estaba empezando a ponerse seria. Los de la clase media estaban siendo despedidos y yendo al paro. Se promueven todo tipo de campañas para el emprendimiento, el nuevo paradigma. Emprende: no es una crisis, es una oportunidad. 

Los de arriba empezaron a mover piezas y pusieron en marcha un proyecto ambicioso:


"Con confianza, entre todos arreglamos la crisis" es una campaña de publicidad pagada por las cámaras de comercio y 18 de las grandes empresas españolas para “animar” la iniciativa de los ciudadanos para responder a la dura situación económica.

Como denuncia Gurus en su blog: “El increíble elenco de empresas, son: Banco Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid, Abertis, Repsol, Cepsa, Endesa, Iberdrola, Red Eléctrica, El Corte Inglés, Mercadona, Indra, Mapfre, Renfe, Iberia y Telefónica”.

La selección española de fútbol gana su primer mundial en 2010 y a la clase media todavía le queda paro que cobrar para pagar las hipotecas, aunque aumentan los deshaucios. 

Zapatero dimite ante las imposiciones de la Troika y el PP gana las elecciones el 20 de noviembre de 2011. ¿Sorprendente? A ver, una población aletargada y autocomplaciente que no se interesa por la política, ¿cómo no va a hacer a Rajoy presidente? Haría presidente a Carlos Jesús si a los mandamases les conviniera.



Con irresponsable y pueril ingenuidad, su esperanza es que la crisis pase, como pasa una tormenta o un virus o un meteorito cerca de la Tierra. Que pase de largo y que los dejen como estaban antes.

Con Rajoy al timón (bueno, en realidad está ahí haciendo el paripé: está puesto el piloto automático de la Troika) y el barco completamente anegado, la clase media desahuciada, sin trabajo, sin paro, sin expectativas y con el aumento del número de suicidios, la situación es propicia para un estallido social... O no. Porque no estamos en 1917: tenemos twitter, Facebook y A3Media. ¡Ah, y yogures que te regulan el sistema digestivo! Se desconoce cómo ha sobrevivido el ser humano antes del descubrimiento del bífidus.

¡Oh, sí! Cada sábado por la noche nos interesamos por la política viendo la tele y hemos optado por otras opciones políticas que van a quitar a los de arriba por los de abajo: es una cuestión de posicionamiento social. Desde arriba se ve Panamá, Suiza, las Bahamas, El Vaticano... y desde el fondo se ven los cadáveres que van arrojando desde la borda.

Todo movimiento que se haga dentro del barco, desde la sentina hasta la planta inmediatamente inferior a la cubierta, son movimientos que forman parte del barco, de la misma manera que todos los yogures que te comas no van a modificar un sistema digestivo que tiene millones de años de evolución.

En esta caverna en forma de barco se proyectan sombras de democracia, libertad, igualdad...  que, al igual que en la alegoría de Platón, tomamos como verdaderas. No existe nada de eso en ningún lugar del planeta.

La nave capitalista: el sistema capitalista, no puede ser combatido a base de yogur. O, al menos, no con la estrategia bífidus en sus planteamiento original, a saber: el progre.

—¿Qué te pasa? Tienes mala cara.
—Pues que hace tiempo que no voy... 
—Pues yo con un yogur de estos voy de maravilla (se toca la baguirrita y sonríe).

No: el estreñimiento es un asunto serio que puede acarrear graves complicaciones para el organismo si este no es capaz de deshacerse de los residuos. De modo que lo que es conveniente no es sólo ir, sino también cagar.

Por lo que esto no lo arreglamos entre un grupo de progres de mierda pagados por los de arriba (el Capital, la Banca), sino utilizando el sistema bídifus hasta las últimas consecuencias, esto es, hundiendo el barco.


Sólo hundiendo el barco del capitalismo será posible evitar el naufragio de la Humanidad.

Abajo, el crucero más grande del mundo representa la estratificación social (horizontalmente) y la división del planeta en estados insolidarios (verticalmente). La cubierta es para los que están por encima del bien y del mal, esto es, para los ladrones internacionales: Banca, banqueros y sus secuaces.

Oasis of the Seas

 

1 comentario:

  1. Las opciones para catalogar el artículo son realmente una puta mierda. No he sabido diferenciar si el bonito es del norte o del sur, lo que me ha producido una urticaria cerebelosa de dificil recuperación. ¿Como se puede adjetivar un artículo de bonito sin que sea el tanga de Raquel Welch?

    ResponderEliminar