Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

domingo, 6 de diciembre de 2015

La teoría de la disonancia cognitiva aplicada a Podemos y sus fieles



Festinger y sus socios leen una historia en su periódico local con el titular: "Profecía del planeta Clarion llamada a la ciudad: huid de esa inundación."

La profecía vino de Dorothy Martin (1900-1992), una ama de casa de Chicago que experimentó con la escritura automática. (Con el fin de proteger su privacidad, el estudio le dio el alias de "Marian Keech" y trasladó su grupo a Michigan.) Anteriormente había estado involucrado con el movimiento de Dianética de L. Ronald Hubbard, y ella incorpora ideas de lo que más tarde se convirtió en la Cienciología.

El grupo de creyentes, encabezado por Marian Keech, había tomado medidas fuertes para indicar su grado de compromiso con la creencia. Habían abandonado sus puestos de trabajo, la universidad, y los cónyuges, y habían dado el dinero y las posesiones para prepararse para su partida en un platillo volador que estaba para rescatar al grupo de los verdaderos creyentes. Ella afirmó haber recibido un mensaje de un planeta ficticio llamado Clarion. Estos mensajes revelaron que el mundo terminaría en una gran inundación antes del amanecer del 21 de diciembre 1954.

Obviamente, no llegó el fin del mundo ni pasó nada fuera de lo normal el 21 de diciembre de 1954.

Festinger observa que el incumplimiento de las profecías, en lugar de producir el previsible desengaño de los adeptos (y el consiguiente abandono de sus creencias), suele provocar la aceptación de las explicaciones más disparatadas, y, lo que es más significativo, un espectacular incremento del afán de proselitismo.

Pues bien, cuando la fecha llegó y pasó sin incidentes relevantes, Festinger pudo comprobar que sus hipótesis se cumplían milimétricamente: nulo impacto del fracaso de la profecía en las creencias previas, aceptación de las racionalizaciones más disparatadas, y crecimiento espectacular del afán de convencer a otras personas. 

Actualmente, millones de personas siguen votando al PSOE. Siguiendo la teoría de Festinger, cuando Podemos no haga sino mover 4 cositas de sitio para que el sistema se mantenga incólume, con su tribunal constitucional, su concordato con la Santa Madre Iglesia, su Monarquía, su pertenencia a la OTAN, etc., algunas personas renunciarán, pero la mayoría ajustará sus esquemas para combatir la disonancia cognitiva.

«Para los fieles, que han hecho una fuerte inversión vital en la secta, el coste de aceptar la realidad es demasiado elevado, así que intentan desesperadamente contrapesarla con un aumento del respaldo social: digan lo que digan los hechos, si un número suficiente está con nosotros sin duda tenemos razón».

CUANDO LA PROFECÍA SE EQUIVOCA (‘When prophecy fails’, 1956. Leon Festinger, H.Riecken, S.Schachter) 


miércoles, 17 de junio de 2015

Desenterrar las cunetas y enterrar a los fascistas: por un Frente Popular de Izquierdas

Dice Bertrand Russell en Por qué no soy cristiano que "La mutilación gradual de la doctrina cristiana ha sido realizada a pesar de su tremenda resistencia, y sólo como resultado de los ataques de los librepensadores".

Obviamente, en esa época, 1930, por librepensador no se entiende el personaje de barra de bar que, blandiendo amenazante un palillo que se saca de la boca, regurgita la información procesada que le llega de la televisión, a la sazón, La sexta​, Antena 3, TVE1... qué más da: cualquiera.

Procesar dicha información equivale a procesar alimentos refinados y azucarados. Esto es, las calorías vacías van a parar al tejido adiposo tras una breve escala en el estómago. Ver la televisión, en esta sociedad de consumo, es un ejercicio fundamentalmente pasivo que requiere poca actividad neuronal. De hecho, la razón de que Teletienda siga funcionando es que siempre puede atrapar a un zombi incauto a las 4 de la mañana que compre un cacharro para limpiar y desinfectar todo el piso sólo con agua por sólo 99€ más gastos de envío: ¡normal, te regalan un juego completo de accesorios para poder limpiar también los cristales y la caseta del gato!

Bertrand Russell, autor prolífico conocido por Principia mathematica (1913, coautoría con Alfred North Whitehead), La conquista de la felicidad (1930), Historia de la filosofía occidental (1945), aparte de la mencionada arriba, premio Nobel de Literatura en 1950 era un librepensador perseguido por su ateísmo y expulsado en 1940 de la Universidad de New York.

Esa tremenda resistencia del cristianismo a la que hace referencia Russell en su obra podemos trasladarla al siglo XXI en España, con unos partidos de regimen y statu quo, que no sólo son PP y PSOE, sino también CiU, PNV, UPN y todo partido que alabe la Constitución de 1978 como el Súmum de la Democracia más allá del cual la Península Ibérica no sólo no puede, sino que no debe aspirar a nada.

Para derrotar esa resistencia acérrima al poder, para ahorcar metafóricamente al señorito (léase/véase Los santos inocentes) es necesaria toda la fuerza de la izquierda.

La España rancia y casposa, de vírgenes, santos y toros, de terratenientes y caciques ladrones. La España que Franco dejó atada y bien atada y Felipe González remató poniendo un lazo a ese nudo que nos estrangula... 

Ya va siendo hora de enterrar a Franco.






martes, 9 de junio de 2015

Estafa OCU: ¿enorme incidencia?¡Qué morro tienen! (IV parte)

Llamadas a la OCU sólo en el mes de mayo. No atienden nunca.

El recochineo es la respuesta del contestador automático en que una voz femenina grabada contesta diciendo: "Estimado socio, su opinión es muy importante para nosotros. Si quiere hacer una breve encuestra sobre la calidad de nuestros servicios pulse 1, sino....". Da igual que pulses o  que no pulses porque no atiende nadie.

Eso sí, la llamada al 902 cuesta unos céntimos. Si haces 20 o 30 en un mes pueden ser 5 o 6 euros.



Una muestra de lo que es una queja constante: el teléfono no lo atiende nadie.


OCU no te resuelve absolutamente nada y es un puto desastre como cualquier compañía a la que pone a caldo. Acabo de recibir un correo electrónico en el que me reclaman unos recibos que ya he pagado. 

miércoles, 3 de junio de 2015

Estafa OCU, tercera parte.


La OCU me manda este correo (véase imagen inferior), por supuesto desde una dirección de correo NO REPLY (administracion@noreply.ocu.org), o sea, que me lo como sin derecho a réplica, para recordarme que debe de haber habido un error y no han recibido la pasta de los recibos.

A ver cómo lo explico: ¿os acordáis de cuando llamábamos a Telefónica por un cobro en una factura y te pasaban con el departamento Jander Klander y de ahí al departamento Gromen Awer y de ahí a un número de teléfono... anote, 9 8 6 y tal... y cuando colgabas y marcabas resultaba que habías vuelto al principio sin saber cómo y al final por no volverte loco/a pagabas la puta factura?

Pues lo mismo, pero con recochineo desde el correo electrónico, twitter y Facebook y la tomadura de pelo teléfono: te quejas y todavía te echan la bronca por la falta de compresión con el éxito de la campaña de la tablet. 

Llevas semanas con la misma excusa. Lo cierto es que es nadie atiende nunca, pero el 902 sí responde un contestador que dice que la opinión de los socios es muy importante, por eso sólo por descolgar le cobran 15 céntimos. Más cara que espalda tiene esta gentuza.


Independientemente de esto, es sabido que cada cual cuenta la feria según le va en ella, pero, sinceramente, una vez pasado el año la cuota es de 11'15€ euros al mes por una revista que si tuvieras que comprarla no la comprarías más que alguna vez que hable de un tema de tu interés, o sea, de uvas a brevas, pero no por 11€ 

Y en cuanto al servicio, mientras pagues y no pase nada, bien. Como pase algo, una mierda de atención como pueda ser Jazztel, Movistar, Yoigo o cualquier compañía a la que la OCU pone a parir.

En definitiva, ni se os ocurra.


El 2 de junio de 2015, 14:58, <administracion@noreply.ocu.org> escribió:




domingo, 31 de mayo de 2015

¿OCU? Ni atiende ni entiende: ¡ni se os ocurra!

Como decía, al mirar mis movimientos bancarios me encuentro con que el 1 de abril hay 3 recibos de la OCU de 10'58€ más uno de 2'06€, lo que suma un total de 33'80€

El 2 de abril envié un correo electrónico para preguntar a qué se debían, pero no recibí respuesta hasta 12 días después, cuando ya los había devuelto. Hasta ese momento los tenía domiciliados y no les prestaba mayor atención.


La respuesta llega tarde y mal, como se ve en la imagen superior:

Acusamos recibo  a la comunicación que nos hace llegar y al respecto le informamos de que los recibos cargados son los recibos atrasados que mantenía con la organización.

A continuación le detallamos estos recibos:

- 2.06€ Noviembre 2014

- 10.58€ Febrero 2014

- 10.58€ Marzo 2014

- 10.58€ Abril 2014.

¿2014?¡¿Qué recibos más raros, no?! Mi respuesta fue:

¡¿De febrero, marzo y abril de 2014?!¿10'58€ cada uno?¿De qué?
¿Y habéis tardado 12 días en responder?
Ya me diréis qué tengo que hacer para que deis de baja. 

En resumen, un mes después ya me reclaman otras cantidades...



Yo pensé que podría hablar con alguien y explicarle mi caso y si acaso pagar la cantidad que se me reclama el 14 de abril, pero después de alrededor de 60 llamadas de teléfono que no ha atendido nadie y unos cuantos correos electrónicos respondidos entre 9 y 14 días después, me llamó una persona de la OCU, como respuesta a un correo electrónico bastante contundente, y me dijo que hay otras maneras de darse de baja, como el burofax, y, en resumidas cuentas, que APOQUINE Y ME DEJE DE HOSTIAS. 


¡64'05€!¿De qué?¡ESTAFADORES!

jueves, 28 de mayo de 2015

¿OCU? ¡Ni se te OCUrra!

Recibí 3 mensualidades de golpe de la OCU el 1 de abril, que junto con la ordinaria de 2'60€ me subían a 33'80€. Pedí explicaciones por correo-e y me contestaron 12 días después.


Como Fecsa-Endesa, OCU acumula mensualidades.
Como Movistar, para darte de baja no tienen ninguna opción para que los socios puedan hacer este trámite desde la propia área de socios de su web. 

Hay que llamar a dos números de teléfono que están completamente desatendidos. 



Una vez pasado el año no cuesta 5'50€, como yo creía por no haber mirado mirado bien, sino 10'58€ (y desde mayo, 11'15€).

Pero si pasado el año hubiera recibido una mensualidad de 10'58€ me hubiera dado cuenta y habría decidido cancelar o no la suscripción, que iba a ser que sí.


Pregunté que me dijeran qué tenía que hacer para que me dieran de baja. 9 días después recibí esta respuesta: "... para cursar la baja como socio suscriptor, basta con que nos lo indique por teléfono 15 días antes de fin del mes en curso e indicarnos que no desea seguir beneficiándose de nuestros servicios".

En realidad no pregunté, sino que utilicé esta fórmula: "Ya me diréis qué tengo que hacer para que deis de baja", en vez de "Quiero que me den de baja" o "Quiero cancelar la suscripción", y me contestaron que bastaba con hacer una llamada a los teléfonos 902 300 188 y 913 009 154.

He llamado a esos teléfonos en diversas y repetidas ocasiones en varios días. Hoy mismo [mediados de mayo] he llamado 2 veces a cada uno de ellos. El pasado jueves por la tarde hice lo mismo 5 veces. NUNCA ESTÁN OPERATIVOS.

Mientras tanto, entendiendo que la baja había de hacerse por teléfono, me llegan los recibos de abril y mayo de este año.

Así, en vez de pagar una mensualidad o dos o tal vez tres, he de pagar 5 porque las facilidades que ofrece OCU para darse de baja son las mismas que Movistar.

¡En mala hora!

La revista de mayo la tengo sin abrir y sólo la voy a abrir para separar el plástico del papel cuando la tire al contenedor.

No es que pierdan un socio, sino que ganan un promotor activo de propaganda negativa para una suscripción que no vale la pena en absoluto.

P.s.: He llamado entre 4 y 5 veces a ambos teléfonos en diversos momentos del día de 6 días diferentes, incluidas 4 llamadas al 91 300 9154 con la respuesta de siempre y tres al 902, que hace señal de comunicar hoy mismo, 28/05/2015 entre las 10 y las 13h. En definitiva, he llamado alrededor de 50 veces y no contesta nadie.

P.s.: El mismo día mencionado arriba recibo una llamada a las 16:30 en respuesta a mi último correo electrónico con fecha 8 de mayo. Me dicen que la razón de que me carguen 3 recibos de golpe es que han sido devueltos. Reitero que ni yo ni banco hemos devuelto nada, pero como el que oye llover. En definitiva, pagaré los 5 recibos y tiraré la revista a la basura: no la quiero ni regalada... Aunque está pagada.

Por supuesto, de las 50 o 60 llamadas sin atender ni una palabra: que podría haberme dado de baja con un burofax, me dice, cuando en todos los putos correos insisten en que llames a esos putos número de teléfono.

Para rematar, le digo a la persona que me atiende que me envíe el número de cuenta con el total de lo que tengo que pagar y ni eso. 53'47€ que se hubieran quedado en 10'58€: 43€ que me he gastado en nada. Ahora falta que no sea esa cantidad y se vuelvan a hacer un lío y me culpen a mí o al banco donde tengo la cuenta.

En definitiva, ni se os ocurra. Pero ya no sólo por esto, sino porque para pagar 11'15€ al mes contratas un seguro. Porque, por otro lado, no paran de enviar spam y de intentar colocarte revistas y mierdas. No vale la pena en absoluto.

Ps. Final: El 14 de abril respondieron a mi primera reclamación, 12 días después. Me reclaman meses de 2014. Esos recibos me los pasaron a la vez el 1 de abril. La razón, según la telefonista, como explico más abajo, es que fueron devueltos. Entonces se pasan de golpe. Una explicación absurda porque tengo domiciliados los recibos y hasta entonces habían sido cobrados sin problemas. Se equivocan ellos, pago yo.

En esas dos imágenes se puede apreciar que no saben ni qué cojones me están reclamando: en un primer correo me reclaman meses de 2014 y en uno posterior corrigen e incluyen diciembre de 2014 y hasta mayo de 2015.


El 13 de mayo contestaron a mi correo del 30 de abril. Se me pasó por alto la línea en que dicen que ese mismo día causo baja, pero me reclaman las mensualidades. En la conversación teléfono que he tenido esta tarde, y porque me han llamado desde la OCU como respuesta a mi último correo, dan por hecho que el tema del impago es cosa mía y no fallo de ellos y con respecto a la mi reclamación sobre el mal funcionamiento del teléfono de atención al cliente... como el que oye llover.

En definitiva, durante un año he tenido la revista por 2€ o 2€ y algo, pero una vez pasado el año me ha costado la broma más de 60€, que me vendrían muy bien para pagar cualquier cosa, como por ejemplo, un mes de electricidad. 

Insisto: ¡ni se te ocurra!



domingo, 19 de abril de 2015

Competir con la muerte

Me pregunto cómo sería la vida si abandonáramos la gran ciudad de la prisa constante, de listas de espera para que te perdonen la vida con condescendencia, de las colas para todo, del tórrido asfalto en verano, gélido y mortal en invierno, material con que se fabrica el rostro del capitalismo.

La ciudad en que te llaman parado por mucho que te muevas, que no eres nadie si no tienes nada, que eres un ladrón si no tienes papeles y vienes de fuera.

Cómo sería la vida sin esa ciudad que te constriñe, que te obliga, impone, modela, dirige... Corre, corre, corre... ¿Estás parado? Muévete, emprende, algo encontrarás, no te lo van a traer a casa, estudia, fórmate, envía currículums, no puedes rendirte, ¡¿ves?, has encontrado algo!, no importa que hayan pasado dos años y que sea un trabajo a 50 kilómetros a media jornada para el que te dejas la mitad del sueldo en transporte, lo importante es meter el pie, a partir de ahí ya verás, ya verás...Ya han pasado los dos meses de contrato con dos meses de prueba, pero no te han echado, que es lo importante, tienes que seguir, no te rindas ahora, corre, corre, corre, envía currículums, no te quedes en casa, es de perdedores, ¿crees que a los hijos de papá les regalaron algo?, bueno, sí, pero tú no eres un hijo de papá, no puedes rendirte, tienes que seguir, corre, corre, corre...

Me pregunto si repoblar los pueblos abandonados para volver a ser alguien, para poseer valores sin precio, para plantar esperanza en la misma tierra en la que crecieron árboles antaño, de profundas raíces y altas copas ahora, los mismos árboles que cobijaron a nuestros ancestros, servirá para repoblar la dignidad aniquilada por la ciudad inhóspita.

Una vez abandonada la meta inalcanzable que te impone el sistema, que consiste en hacer todo lo posible para que tu precio sea el más alto, hablar inglés, francés, chino mandarín, ruso, programar en java, en C++, ¡qué dices, eso era antes, ahora no se lleva!, ahora funciona el Joomla, el hebreo y la ingeniería gromenawer, podrás estar tranquilo.

Me imagino un lugar en el que importen tus conocimientos, no tus títulos. Que no tengas que demostrar constantemente lo que vales. Que no tengas que saber más que nadie: todas estamos aprendiendo.

Me imagino a millones de personas en España repoblando pueblos, generando energía a partir del sol, del viento y del agua, aprovechando la luz del día, aprovechando la vida, de espaldas a las multinacionales, abandonando la ciudad inhóspita y la paradójica carrera contra la muerte en la que el corredor va muriendo tanto más cuanto más corre, como hámster en una jaula corriendo en la rueda del capitalismo.

Me lo imagino y en mi imaginación siento que la vida fluye.



sábado, 4 de abril de 2015

Miénteme: dime la verdad

Si la verdad no se ajusta a mis expectativas, prefiero que me des falsas esperanzas. La esperanza es lo último que se pierde. Si me dices «no» o «eso es muy difícil» me va a resultar duro creerte y voy a preferir no hacerlo. Es más, si tú me dices eso voy a creer a otro que sí me dé esperanzas: ahí radica el patético éxito de videntes, charlatanes y tarotistas.


Dime que «tal vez», que «nada es imposible». Porque yo puedo vivir cien años con esa esperanza y morir sin que se cumpla y sin saber que me mentiste, que tú sabías que era imposible pero me mentiste. Me mentiste y me dijiste la verdad, la que yo quería oír.

Y si, por azar del destino, me doy cuenta de que me mentiste, de que me dijiste lo que yo quería oír sólo para que te votara, te culparé.

En cualquier caso, la culpa será tuya: si me dices la verdad, pierdes, porque no te creeré, y pierdes si me mientes y me doy cuenta de que me has mentido.

No me mientas, pero no me digas algo que no quiero oír: no quieras hacerme responsable de lo que voto.

“No hay que tratar al público como si fuera imbécil ni olvidar nunca que lo es”, Frédéric Beigbeder 





 

martes, 3 de marzo de 2015

El esqueleto del hipopótamo

El hipopótamo es el tercer animal terrestre por su peso (entre 1½ y 3 toneladas), detrás del rinoceronte blanco (1½ a 3½ toneladas) y los dos géneros de elefantes (3 a 9 toneladas).

Los parientes más cercanos de los hipopótamos son los cetáceos. De hecho, si le quitas las patas a un hipopótamo y lo tiras al mar cae a plomo hasta el fondo y se ahoga. Pero si no se ahogase se parecería a una ballena con dientes raros y cara de Rita Barberá.

Hipopótamos, cocodrilos, jirafas, rinocerontes, elefantes, ballenas... todos bicharracos raros de varias toneladas que ejemplifican el diseño inteligente del Creador. Por ejemplo, el cuello de las jirafas, sin el cual no podrían acceder a los brotes más tiernos de los árboles, que están en la copa... 
— ¡Pero también en los arbustos hay brotes tiernos!¡Además, las jirafas, con esos cuellacos, se las ven y se las desean para beber agua, por no men...!


Pepito Grillo acaba de sufrir un pequeño accidente. 
Rogamos disculpen las molestias.

¿Por dónde íbamos?¡Ah, sí! El Creador sabe perfectamente cómo aprovechar los espacios, es el Diseñador por excelencia: sólo tenéis que ver cómo tiene decoradas las catedrales y la Basílica de San Pedro, ¡un gusto exquisito!

Así se entiende que en los océanos ponga animales de alto estànding, como la ballena azul, que puede llegar a medir 30 metros y pesar más que Paquirrín recién desayunado, y los salmonetes, con esos mofletillos coloraos, los deje pegaditos a las rocas para dar color.

Aristóteles explicaba esta distribución espacial sobre la base de un miedo al vacío que padecía la Naturaleza: según ese miedo, la Naturaleza tiende a llenar todo los huecos, más o menos como viene haciendo Nacho Vidal en sus grandes interpretaciones cinematográficas.

Si un hipopótamo sin patas sólo podría sobrevivir en el mar en forma de ballena,  una medusa terrestre necesitaría al menos una pata para convertirse en seta.

De todo ello podemos deducir que la vida en la tierra es diferente a la vida en el mar debido a la gravedad. Si ponemos a la ballena azul en la tierra con patas no creo que se vaya a ir muy lejos a no ser que esté altamente motivada.

Paquirrín jugándose la vida saliendo del agua 
para ir al chiringuito a por un cigarrito y una cañita, base de su alimentación.


El esqueleto del hipopótamo es fruto de millones de años de evolución y está adaptado a un hábitat determinado. Como el de la jirafa, cocodrilo, ballena azul, etc. El esqueleto es la estructura gracias a la cual el organismo puede sobrevivir. Incluso los organismos unicelulares poseen un esqueleto denominado, y cito textualmente, citoesqueleto.

Decía Margaret Thatcher que no existe la sociedad, sino individuos. Esa sociedad liberal no existe. Si existiera, habría sido como una población de medusas rígidas, desconectadas entre sí, flotando sin rumbo en un limbo de insolidaridad, que se hubiera extinguido hace tiempo, como esas hormigas que dan vueltas y vueltas hasta la muerte porque no se comunican. Medusas de plástico flotando a la deriva. Trozos de vida que atesoran información muerta.

Imaginemos una garrapata como metáfora de estado liberal. La garrapata tiene una estructura mínima y puede chupar 50.000 veces su propio volumen (este dato está por confirmar), más o menos lo que pueden llegar a robar los liberales que casualmente ocupan cargos públicos de generación en generación desde el siglo XIX en España. Digo casualmente porque han tenido la suerte de pasar por ahí y encontrarse el sitio libre. "Un esqueleto mínimo para chupar al máximo", es el lema que lleva Esperanza Aguirre tatuado en una nalga: lo podéis comprobar por vosotros mismos.

Dice Tony Judt en Algo va mal que si hay algo peor que demasiado estado es demasiado poco. Ese Estado es el esqueleto de la sociedad, que junto a la Cultura (información viva gracias a la comunicación) de que carecen las hormigas y a la solidaridad genética de los primates, conforman los pilares de la Humanidad.

Bien es cierto que todos y todas amamos a la Humanidad: lo que no soportamos es a la gentuza. Pero por qué hay gentuza y cómo se puede hablar de gentuza sin parecer clasista es tema de otro debate. Como recomendación sí os digo que cuando habléis mal de la gentuza decid antes que no tenéis nada contra la gentuza y que incluso muchos de vuestros amigos son gentuzos: eso no suele fallar.

Sin sociedad seríamos hipopótamos sin patas en el fondo del mar, criaturas hechas por un  Creador Liberal programadas para salir del agua sólo para consumir. ¡Gentuza!