Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

jueves, 31 de mayo de 2012

El cadáver de la pitada


Esperanza Aguirre plantea suspender la final de la Copa del Rey si hay pitadas


"Los ultrajes a la bandera o al himno son delito en el Código Penal. No se deben consentir y, por lo tanto, mi opinión es que el partido se debe suspender y celebrarse a puerta cerrada en otro lugar", ha asegurado en una entrevista en Onda Cero
http://politica.elpais.com/politica/2012/05/22/actualidad/1337673703_208589.html

Dejando de lado que a la señora Aguirre le parecía un ejercicio de libertad de expresión los abucheos al presidente Zapatero durante la celebración de la conmemoración de la masacre del pueblo aborigen americano por parte de los españoles hace  cinco siglos, lo que algunos denominan "Día de la Hispanidad" (¡tócate los huevos!), haciendo alarde al característico doble rasero nacionalcatólico, ahora le parece un delito que se pite al himno o la bandera.

Pitar al himno o a la bandera como quien efectúa un disparo y mata a alguien. Hay asesinato si hay cadáver, si hay cuerpo del delito: ¿cómo va a ser delito emitir sonidos en un estadio de fútbol de manera concomitante a hacer sonar por los altavoces el himno de España mientras ondea una bandera española en el palco?

¿Cómo se mide ese delito, dónde está ese cadáver, dónde está el cuerpo del delito?

Porque una pitada no es un disparo y una bandera o un himno no son un cuerpo físico al que un forense puede realizar una autopsia. 

Por otro lado, la gente en un estadio de fútbol es libre de pitar y pronunciar todo tipo de sonidos y, parafraseando al gran Miguel Gila, al que no le guste que se vaya del campo. 

La cuestión es que operacionalmente es imposible que pitar en un campo de fútbol pueda ser constitutivo de delito: habría que tener mucha policía para comprobar quién, cuánto tiempo y durante qué momento pita. Porque habría listos que pitarían por lo bajini para sortear la censura franquista.... o haría sonar carracas. ¿Cómo sería la denuncia? 

Fulanito de tal efectúo un pitido de 123 decibelios según medidor durante el segundo 18 de la emisión del himno. 
Y así con 60.000 espectadores.

Resumiendo: Esperanza Aguirre está sobrevalorada. En mi opinión, es un señora que ya está mayor y entre la edad y el catolicismo no dice más que chorradas como pianos.



Ps.: 13/03/2013 Una persona individualmente en un campo de fútbol puede permanecer callada, gritar, pitar o emitir sonidos que otros pueden interpretar como imitación del ulular de los micos. Esto último, algunos lo consideran racismo: el racismo es que en laOrquesta Filarmónica de Viena no tengan acceso músicos afroamericanos, que una persona por su aspecto o el color de su piel tenga dificultades para alquilar una vivienda o sufra prejucios raciales. Pero que un individuo o varios hagan el mono en un campo de fútbol... ¡Por favor! El fútbol no es tan importante. Mientras que los que imitan a un mono ganan una mierda de sueldo al mes, los monos están cobrando fichas millonarias de clubes de fútbol que están endeudados hasta las cejas, como el caso del Valencia CF, cuya deuda ya pagamos todos los españoles: el fútbol en España está subvencionado y encima los jugadores están superprotegidos: que les den por el culo, dicho sea con todo el cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario