Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

jueves, 31 de mayo de 2012

El cadáver de la pitada


Esperanza Aguirre plantea suspender la final de la Copa del Rey si hay pitadas


"Los ultrajes a la bandera o al himno son delito en el Código Penal. No se deben consentir y, por lo tanto, mi opinión es que el partido se debe suspender y celebrarse a puerta cerrada en otro lugar", ha asegurado en una entrevista en Onda Cero
http://politica.elpais.com/politica/2012/05/22/actualidad/1337673703_208589.html

Dejando de lado que a la señora Aguirre le parecía un ejercicio de libertad de expresión los abucheos al presidente Zapatero durante la celebración de la conmemoración de la masacre del pueblo aborigen americano por parte de los españoles hace  cinco siglos, lo que algunos denominan "Día de la Hispanidad" (¡tócate los huevos!), haciendo alarde al característico doble rasero nacionalcatólico, ahora le parece un delito que se pite al himno o la bandera.

Pitar al himno o a la bandera como quien efectúa un disparo y mata a alguien. Hay asesinato si hay cadáver, si hay cuerpo del delito: ¿cómo va a ser delito emitir sonidos en un estadio de fútbol de manera concomitante a hacer sonar por los altavoces el himno de España mientras ondea una bandera española en el palco?

¿Cómo se mide ese delito, dónde está ese cadáver, dónde está el cuerpo del delito?

Porque una pitada no es un disparo y una bandera o un himno no son un cuerpo físico al que un forense puede realizar una autopsia. 

Por otro lado, la gente en un estadio de fútbol es libre de pitar y pronunciar todo tipo de sonidos y, parafraseando al gran Miguel Gila, al que no le guste que se vaya del campo. 

La cuestión es que operacionalmente es imposible que pitar en un campo de fútbol pueda ser constitutivo de delito: habría que tener mucha policía para comprobar quién, cuánto tiempo y durante qué momento pita. Porque habría listos que pitarían por lo bajini para sortear la censura franquista.... o haría sonar carracas. ¿Cómo sería la denuncia? 

Fulanito de tal efectúo un pitido de 123 decibelios según medidor durante el segundo 18 de la emisión del himno. 
Y así con 60.000 espectadores.

Resumiendo: Esperanza Aguirre está sobrevalorada. En mi opinión, es un señora que ya está mayor y entre la edad y el catolicismo no dice más que chorradas como pianos.

lunes, 14 de mayo de 2012

#Aznar y #Rajoy




martes, 8 de mayo de 2012

Vida sentimental

Mientras espero mi turno en la peluquería echo un vistazo a una de esas revistas en las que algunas personas supuestamente famosas hacen publicidad de su vida supuestamente privada. Menganita, feliz después de rehacer su vida sentimental (la ex mujer de José Bono, de cuya existencia he tenido conocimiento hoy y no me acuerdo de cómo se llama ni voy a buscar en internet porque no le interesa a nadie). Zutanito, dubitativo ante la pregunta de si se ve con ánimos de rehacer su vida sentimental (o algo así, porque sólo miro las fotos y leo algún pie de foto, los títulos y algún subtítulo o titular resaltado).

Como si tuviéramos varios tipos de vida y la sentimental fuera una de ellas, la relativa a la vida en pareja, que nuestra educación occidental nos fuerza a usar. Cuando una persona es joven se dice que sale con alguien, lo cual significa que comparten su tiempo de ocio, pero prácticamente ningún compromiso. Con el tiempo, a medida que aparecen los compromisos, solemos usar la expresión verbal "estar con", que significa que tenemos algún compromiso y que no sólo salimos por ahí, sino que pasamos una buena parte de nuestro tiempo con esa otra persona con la que estamos; o bien son los demás los que dicen uno está con esa persona: "¡sólo somos buenos amigos!". 

La serie de Sexo en Nueva York trata de cuatro solteras que en el fondo (o que me corrija alguien que se la sepa de memoria, aunque es sólo un ejemplo y para ello bien podría ser como digo), aunque con matices, están locas por casarse. En general, en muchas series y películas americanas aparece como objetivo vital de la mujer el matrimonio.

Así, la vida en pareja es la vida sentimental y cuando se rompe la pareja se rompe algo que hay que rehacer, de tal manera que incluso a veces una persona dice de sí misma que ha rehecho su vida después de una separación.

Está claro que existe un vínculo suficientemente profundo y fuerte como para poder usar las expresiones: "estar con", "separación" y tal vez incluso "vida sentimental", pero de ahí a que cuando se produce una ruptura sentimental haya que forzar la maquinaria social para "rehacerla" porque estar "solo" es triste y raro...

Porque a partir de cierta edad, aunque ya no se use el término solterón o solterona, sí que parece un poco raro que una persona esté sola o que, si lo está, no se esfuerce denodadamente por encontrar pareja, de tal suerte que son los propios amigos los que consiguen a uno citas o teléfonos o situaciones sociales diversas para que el solitario deje de estarlo cuanto antes y rehaga su vida.