Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

martes, 7 de febrero de 2012

Viaje al optimismo, pero dando un pequeño rodeo de 700 millones de años y 5 días

El año pasado me interesé por el libro de Punset Excusas para no pensar y no me lo compré de milagro. Hace poco lo conseguí de la biblioteca y me decepcionó bastante. No recuerdo qué decía la contraportada, pero tal vez algo parecido a lo que sigue, que he sacado de aquí:

Eduardo Punset nos invita a un paseo por diferentes itinerarios de la vida: las emociones, el cerebro, los cambios, el aprendizaje, el origen del universo, el poder… Incluso nos regala fórmulas sencillas para ser más felices en un mundo mejor y nos recuerda que «hay vida antes de la muerte»
¿Fórmulas sencillas?¿Y regaladas? Hombre, de entrada el libro ya cuesta 20'5 boniatos. Pero como tengo que depender de mi memoria, voy hablar del que acabo de leer, pero no de terminar porque hacia el último capítulo ya tenía una tensión testicular demasiado elevada y he decidido dejarlo: lástima, porque estaba llegando al pleistoceno y sólo me faltaban unas pocas épocas de la humanidad para llegar al optimismo.

Este libro, Viaje al optimismo, como el otro y como sospecho que casi todos los de divagación científica de Punset, recopila párrafos, entrevistas, fragmentos, comentarios de su blog, con cierto orden, es verdad, pero no la suficiente articulación o, mejor dicho, con una articulación arbitraria que hace que el nombre del capítulo o del epígrafe tenga poco o nada que ver con su contenido. Voy con los ejemplos:

  1. ¿Por qué nos preocupamos más de la cuenta? ¿Creéis que lo explica? No. Arranca el libro con una supuesta anécdota personal absurda y continúa con una noñez de comentario que un supuesto portugués escribió en el blog de Punset: ejemplificar con gilipolleces las supuestas perlas o corolarios, no sin nombrar a ciento y la madre y casi siempre para nada, sólo por nombrar (autores y universidades, sobre todo, pero pocas fuentes a las que consultar), es una constante. Por ejemplo: 
  • En la página 29 menciona que "Hubo dos grandes científicos,  Pierre-Simon Laplace y Gott-fried Leibniz,que señalaron con el dedo la fuente del optimismo que, por fortuna, sustenta la oposición entre lo posible y lo imposible. El primero fue siempre mi favorito... Blablablá". ¡Y ya está! No creáis que va a decir dónde coño está la fuente ésa o se va a explayar o profundizar en el pensamiento o la obra de alguno de ellos: mencionar científicos, investigadores y estudiosos a cascoporro y sin ton ni son es algo irritantemente recurrente. 
  1. La crisis no es planetaria.  Aquí se recrea en uno de los puntos de su leitmotiv, que es que en los países anglosajones, o sea, Gran Bretaña y EEUU, hay una cultura que prioriza el derecho a la libertad individual, mientras que en el resto de Europa se lucha más contra las desigualdades sociales. Además explica por qué la crisis no sólo no es planetaria, ya que China, India, Brasil y alguno más están creciendo, ni tiene la culpa sólo la banca… En fin, un capítulo muy acorde con lo que se puede esperar de un libro que habla de optimismo: una opinión sobre economía internacional.
 3. Hace 700 millones de años que no ocurría nada parecido. En este capítulo dice que hace 700 millones de años “de la increíble aparición de los organismos multicelulares” (nos vamos al precámbrico), que hace 450 millones de años que los seres acuáticos se adentraron en la tierra y pondera los beneficios de la psicoterapia y de las futuras terapias génicas en detrimento de los fármacos. El optimismo no se vislumbra. 

Me salto unos capítulos, para abreviar. 
  1. La gestión emocional de la soledad. Paralelamente a la necesidad de especificar el tipo de enfermedad cuando lo requiera su naturaleza, es preciso potenciar tratamientos parecidos cuando se manifiesten vínculos entre los distintos tipos de enfermedad; eso es lo que ocurre con las conexiones entre la soledad o la depresión por una parte, y los trastornos mentales como infarto cerebral, Parkinson y Alzheimer, por otra”. Más adelante pondré un párrafo literal que es el leitmotiv y resumen de todo el libro, pero he puesto éste párrafo, en un capítulo que viene a decir que la soledad hay que tratarla en sí misma y no como un factor asociado a otros trastornos, porque no lo entiendo:  por más que lo leo, creo que se refiere al infarto cerebral, Parkinson y Alzheimer como trastornos mentales. 
  2. Men sana in corpore sano en versión Punset: incluye una entrevista con un tal Shlomo Breznitz de ésas que saca en Redes: hay que rellenar páginas. 
  1. Lo peor es pararse y lo mejor formar parte de la manada. El título ya lo dice todo: “Formando parte de la manada –ya no digamos liderándola- es más fácil ser feliz y optimisma”.
·       Leitmotiv: “Como vengo insistiendo (doy fe de ello, nota del criticón) desde el prólogo (léase, desde el precámbrico), este libro pretende convencer al lector de que cualquier tiempo pasado no fue mejor, sino peor. En contra de burbujas mediáticas que no se fundamentan en el crisol del método científico, lo que se pretende con Viaje al optimismo es , sencillamente (vender una porrada de libros a mayor gloria del emporio Punset*), llamar la atención sobre constataciones inapelables, como que hay vida antes de la muerte, que la felicidad es la ausencia del miedo; que ha terminado (…) la guerra cruenta entre los que no tienen nada y los que se aferran a lo único que tienen (no sé a qué se refiere, pero tampoco me importa mucho); que la intuición es una fuente del conocimiento tan válida como la razón; que hoy es posible gestionar las emociones básicas y universales, y que empezamos a desentrañar algunos secretos fundamentales de la vida como el ADN”.


11. Globalización, Internet y gobierno mundial. En este capítulo hace mención a los que odian la globalización y se va 60.000 años atrás para explicar que la globalización es un fenómeno natural. Evidentemente, el señor Punset vive en su mundo de moléculas digitales y encuentros en otra fase en los que habla en inglés con científicos e investigadores de universidades del mundo, sólo así entiendo que se refiera a la GLOBALIZACIÓN como una culminación de la evolución, para cuya explicación se remonta al Neolítico, y no una manera de explotación del hombre por parte de corporaciones multinacionales más poderosas que los gobiernos de los estados. 
12 . ¿Se acuerdan de cuando algunos científicos amigos nos recordaban que en tiempos de nuestros ancestros, hace 11.000 años…? ¡Cómo no, quién no ha tenido amigos científicos que nos recordaran ni más menos que cuando Cristo no existía todavía ya había una moléculas relacionadas con la búsqueda del optimismo en el siglo XXI. Pues con esa pregunta arranca el capítulo 12, lo cual denota que tal vez es parte de una conferencia que haya dado o parte de un temario que haya impartido.  En la página 210, pregunta: “¿Ninguno de mis lectores se ha sentido consternado contemplando los gestos desproporcionados de una araña partida en dos agarrándose a la vida, a pesar de la muerte inminente?¿Qué movía sus estertores, el pesimismo o el optimismo?”. Juzgad vosotros mismos. 

Yo he empleado 5 días en leer el libro, tomar algunas notas y una tarde en hacer esta entrada en mi blog. Está bien leer a Punset para poder deshacerse de él. En su blog todo son halagos hacia su persona y su obra: yo no conozco su pensamiento, sin embargo, sí conozco algo de Isaac Asimov, que era un divulgador científico porque, además, era científico de verdad. Para mí, Punset es a la ciencia lo que Bucay a la Psicología general o la novela rosa a la literatura. En fin, allá cada cuál, pero yo recomiendo otras obras. Por ejemplo, Bertrand Russell publicó La conquista de la felicidad hacia 1930 y aunque los ejemplos que expone son actualmente obsoleto, no necesita hacer constantes menciones a autores y estudios para roborar sus argumentos y, en cualquier caso, son menos obsoletos que los que expone Punset, que tienen una media de 11.000 años. Fluir de Mihály Csíkszentmihályi y Resiliencia de Al Siebert son opciones para mí más recomendables.

Sr. Punset, it is not an attention déficit, it is that I am not interested. 


Ps.: Punset le ha cogido el punto a publicar un libro al año con la misma fórmula: con un par de ideas, a saber, que hay vida antes de la muerte y que cualquier tiempo pasado fue peor, ya ha hecho dos. Necesita un par de ideas de ese estilo y luego no tiene más que empezar en el cámbrico o en el precámbrico, es decir, hace chorrocientos millones de años. Luego lo rellena de cita de autores contemporáneos que no los conoce la gente de la calle y en el mejor de los casos añade la fuente, que la gente corriente no va a consultar. Así, sería capaz de escribir un Viaje a la tortilla de patata y empezaría cuando hace 700 millones de años se produjo la fascinante aparición de los seres multicelulares, luego enlazaría la conquista de América y la introducción de las patatas en España con alguna anécdota personal que involucre a un pagès y la producción de cebollas y... voilà!

*emporio Punset:


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario