Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

domingo, 15 de enero de 2012

¡Vótame, que no te va a pasar nada!


Montoro, Rajoy y Luis de Guindos meando sobre el cadáver de un trabajador: ¡buenísimo! Resume sin palabras la enérgica actuación del Ejecutivo de Rajoy, que decía que "Subir los impuestos significa más paro, más recesión y pagar las gracietas de Zapatero" y ahora los sube para combatir el paro y la recesión: en el Zara de Rajoy, si la prenda te queda holgada, ten en cuenta que al lavarla encoge un poco; si te quede justita, ten en cuenta que con el uso cede un poco. El doble rasero nacionalcatólico no tiene límite.


También decía que no aceptaría que le dijeran desde fuera (léase, Merkozy), lo que tiene que hacer, como hicieron con Zapatero, y ahora resulta que no hace falta que acepte porque las órdenes pasan por encima de él, dado que sólo tiene 2 opciones: sí o sí.


Lo peor es que ocultan sus intenciones y ganan las elecciones: como cuando mi madre me decía, con la mano que agarraba una zapatilla oculta en su espalda: "ven, que no te voy a hacer nada". 


5 comentarios:

  1. El enlace que has puesto lleva a la propia página del PP: yo creo que creer que no iban a hacer lo que están haciendo es tan ingenuo como que el niño se piense que, tras hacer una trastada, su madre le va a dar un beso y un abrazo enormes... Tal vez no haya zapatilla, pero tampoco premio.
    Lo que pasa es que en este caso, los ciudadanos no han hecho trastada alguna, han jugado según las reglas que les indicaban y ahora se les castiga por hacer cosas que ellos mismos hacen y que ellos mismos animaban a hacer. Ahí sí que vería, de algún modo, el doble vínculo que comentabas en el mensaje anterior.

    Ahora bien, ¿por qué el voto al PP? Muchos han optado por otros partidos alternativos, pero la geografía, ya sea por la normativa electoral y por el cambio de votos de un partido hacia otros, se ha vuelto "azul". ¿Somos tan ingenuos o sencillamente el "castigo" a uno ha beneficiado a otro como cuando, sabiendo que hay una zapatilla tras la espalda de mamá, vamos corriendo a abrazar a papá, al que no abrazábamos tanto como a mamá porque previamente en vez de "zapatilla" tenía "zapatón"?

    Y lo peor de todo... vaya dos alternativas, ¿no?

    En fin, que me voy por las ramas cuando lo que yo quería decir, realmente, es que... vaya habilidad la de tu madre para llamarte con la misma mano con la que escondía la zapatilla... O qué habilidad la tuya para ver la mano que ocultaba, con zapatilla incluida, tras la espalda :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre no me llamaba con la mano, pues en casa no utilizamos el LSE; podría haber utilizado un ablativo absoluto: "mi madre me decía, la mano oculta en la espalda con zapatilla acechante: ven, que no te va a pasar nada". Entonces, como el votante del PP, iba porque quería creer que no me pasaría nada: es así como se engaña a la gente, jugando con sus ilusiones y esperanzas.

      Eliminar
  2. :D
    (Ay, he tenido que buscar qué era un ablativo absoluto...)
    Lo de las ilusiones y esperanzas que se lo digan a los madrileños: tal vez por eso siguen votando a Aguirre, porque piensan que como decía la canción de Diego Torres que utilizó para una de sus campañas, "pintaría la vida color Esperanza...".

    ResponderEliminar
  3. Hay un dicho que dice "prometer hasta meter y una vez metido nada de lo prometido" o algo así. :-P

    Esto es una cuestión de psicología de grupos, pues Rubalcaba, en el dabate que tuvo con Rajoy, trató de sonsacar a éste algo de lo que llamaba el programa oculto, que no es otra cosa que ajustarse a los dictados del BCE y del FMI, como no podía ser de otra manera.

    Pero si en España hay gente que a llama de madrugada a los tarotistas para que les adivine el futuro y les oriente y luego están los católicos: ¡qué quieres! Con estos mimbres hacemos estos cestos.

    ResponderEliminar