Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

sábado, 28 de enero de 2012

Tocomocho "popular"


Escena de la pelicula  Los Tramposos  con Toni Leblanc y Antonio Ozores.

El «tocomocho» sigue haciendo estragos. Uno de los timos más populares de la España de la posguerra, junto con el de la «estampita», y que se creía prácticamente desterrado por la acción de la modernidad, vuelve por sus fueros. 


Ambos timos se cometen gracias a la avaricia de la persona timada, que se aprovecha de la inocencia de un imbécil que, en realidad, es el listo y el que va a quedarse con la pasta del timado. 

La respuesta de la Fiscalía Anticorrupción y de la acusación popular sobre la posibilidad de recurrir el veredicto absolutorio para Francisco Camps y Ricardo Costa ha sido la misma. Ambas acusaciones están estudiando el veredicto, y harán lo propio con la sentencia que ha de dictar el magistrado que ha presidido el tribunal, Juan Climent, para decidir si recurren la absolución del expresidente de la Generalitat y el ex secretario general del PP valenciano.
 A la espera de la sentencia, lo que sí ha quedado probado, como se ve en este vídeo, entre tantos otros, del juicio, es que entre Camps y la trama Gürtel había un amor testicular muy grande y no sólo una relación comercial, como ha resuelto cinco novenas partes, 5/9, del jurado del juicio. 

En otras palabras, Francisco Camps es culpable de amor

Sin embargo, desde el PP, siempre con ese punto de vista católico, que consiste en practicar con los hechos la técnica calamar o calcetín, es decir, cogerlos, meterles mano, darles la vuelta y renombrarlos*, nos presentan a Francisco Camps como una pobre víctima de la trama Gürtel. En este nuevo concepto de tocomocho popular, el timado no se merece haber sido timado, por avaricioso, sino que el timado es en verdad una pobre víctima de cuya generosidad y bondad los timadores se han aprovechado. De modo que el timado no es un personaje que ha arruinado la comunidad valenciana con su megalomanía mesiánica y ha puesto en manos de la trama Gürtel millones de dinero público, sino un pobre hombre de quien los delincuentes se han aprovechado porque el president, de tan buena persona que es, es tonto. 

En otras palabras, si los timos de la estampita y el tocomocho se alimentan de la avaricia del timado, al que los timadores hacen creer más listo y le ponen en una posición en la que aparentemente pueden aprovecharse con alevosía de una superioridad intelectual e incluso moral, en el Tocomocho Popular, la víctima, a la sazón, Francisco Camps, es verdaderamente una pobre víctima, y no un hijo de la grandísima puta que se creía que impunemente iba a recibir todo tipo de dádivas carísimas por una cuestión L'Oreal: ¡porque yo lo valgo!

En mi opinión, demasiado pronto han lanzado las campanas al vuelo. Hay que esperar si la sentencia se puede recurrir, lo que parece difícil. En cualquier caso, quien no quiere ver una estrecha relación entre Camps y la trama Gürtel es porque no quiere verla. 

* "Si la teoría no coincide con los hechos, tanto  peor para los hechos", Hegel. Para los católicos, los hechos son exactamente los que ellos quieren que sean. 

5 comentarios:

  1. ¡Jajajajaja!
    "Amor testicular", "técnica calamar o calcetín", "cuestión L'Oreal"... Me he partido con tu escrito. Me ha gustado mucho y encima qué currado de enlaces, videos y reflexión.

    En fin... a ver ahora cómo me quito de la cabeza ese "guilty of love, guilty of love, guilty..."
    ¡Qué timo!, digo... ¡Qué ritmo!

    :p

    ResponderEliminar
  2. Hechos, los mismos, pero...

    Esta historia la vi en un blog y la guardé. No recuerdo el blog, pero ponía que era enviada por un tal José Prieto.

    Creo que viene al cuento sobre la técnica calcetín o calamar y cómo se le dan la vuelta a la misma cosa y se la llama de modos diferentes.

    ***

    Diferencia entre ser suegra del yerno o suegra de la nuera:

    Dos señoras se encontraron después de un buen tiempo sin verse y una le pregunta a la otra:

    - ¿Y cómo están tus hijos, Rosa y Francisco?

    - Ay querida, Rosa se casó muy bien.
    Tiene un esposo maravilloso. El se levanta de madrugada para cambiar los pañales de mi nieto, prepara el café en la mañana, lava los platos y ayuda en la cocina. Le tiene una muchacha que le limpia la casa, le compra carro nuevo cada año, la lleva de viaje dos veces al año. Después de todo es muy bueno en su trabajo. Un amor de yerno, gracias a Dios.....

    - ¡Que bien, querida amiga! Y tu hijo Francisco, ¿también se casó?.

    - También se casó, pero tuvo mala suerte.
    Su matrimonio anda muy mal...
    Imagínate que él tiene que levantarse de madrugada para cambiar los pañales de mi nieto, hacer el café en la mañana, lavar los platos y tiene que ayudar en la cocina!. Y después de todo esto sale a trabajar para conseguir el sustento pagarle una muchacha que le limpie la casa, lo forza para que salgan de viaje dos veces al año, y lo peor!! Quiere carro nuevo cada año.. pobre mi hijo, ella es una DESGRACIADA!!

    ***

    ResponderEliminar
  3. Otro ejemplo, en este caso, dicho hace unos instantes por uno de esos futurólogos de la TV: "no es malo tener un mal de ojo, lo malo es no quitárselo" :-S

    ResponderEliminar
  4. Lo del calamar es conocido como "doble rasero": viene de la práctica católica de evitar que la mano izquierda sepa lo que hace la derecha. Por supuesto, el que aplica doble rasero no lo reconoce y se defiende atacando arguyendo que el que acusa es un relativista moral o un sectario; es lo que se conoce como "rebota, rebota y en tu culo explota". :-P

    ResponderEliminar
  5. Otro ejemplo de la "excelentísima" para estos menesteres, Señora Esperanza Aguirre: “Que aflore déficit hasta ahora no reconocido es una circunstancia extraordinariamente positiva, porque lo primero que hay que hacer es llevar a la contabilidad pública todo lo pendiente”. “Es un ejercicio de transparencia”.

    Y habrá quien se lo crea y caiga... :(:(:( T_T T_T

    ResponderEliminar