Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

martes, 12 de octubre de 2010

Orcos

Los trolls son seres humanos, no personas: sin conciencia social ni ecológica, sólo tienen conciencia de sí mismos y sus instintos básicos. Seres primarios, superficiales y obtusos, sin embargo, no tienen maldad o toda su maldad proviene de su egoísmo y su tosquedad.

Sin embargo, los orcos actúan con premeditación: al igual que los trolls, tampoco tienen conciencia social ni ecológica, pero saben que existe y que hay gente estúpida que va de ese palo, va de guay por la vida, es decir, hay gente idiota que se preocupa por el planeta: los ecologistas. Los orcos sólo respetan al más fuerte. Obviamente, el más fuerte es también inteligente en una proporción de 60% de fuerza y 40% de inteligencia.

Los trolls son los borregos, la masa consumista; los orcos suelen ser delincuentes, pero algunos de ellos también, además de delinquir, trabajan. El orco en su categoría más elevada es un político católico del PP, lo cual es sinónimo de codicia. Pero un orco también puede ser un chulo de putas que explota a las chicas cruelmente, un narcotraficante, o simplemente un ejecutivo ególatra dispuesto a cualquier cosa por medrar.

El orco es egocéntrico y egoísta, mientras que el troll puede tener un interés por los de su grupo (véase comentario en el artículo Observaciones inopinadas): el troll puede entrañar sentimientos parecidos al amor o al cariño, mientras que orco sólo se guía por la ley del más fuerte: si eres más fuerte que él te admira y te envidia y si eres más débil te desprecia y humilla. Si estás en el mismo nivel, intentará pisotearte para ocupar un puesto más alto.

A veces, un orco y un troll forman un dúo "dinámico": por supuesto, el orco es el órgano directivo y el troll el ejecutivo.



Líder español de una secta de orcos muy peligrosa.

lunes, 11 de octubre de 2010

Observaciones inopinadas

• Los tests de las revistas plantean situaciones sólo para personas que tienen un trabajo con horario de oficina, con cuestiones como: “Los fines de semana prefieres…”, “El jefe te ha pedido un informe…”, “Estás en la oficina un lunes…”. Se nota que los que elaboran esos tests trabajan en una oficina.

• ¿Qué puede haber más agradable que el perro del vecino interrumpiéndote la siesta, como cada tarde, con sus ladridos?¿Acaso el sonido de un disparo seguido de un corto lamento apagado y el silencio?

• La religión es peor que el SIDA o el cáncer, pues estas últimas enfermedades tendrán cura algún día, mientras que la primera parece destinada a seguir matando eternamente.

• La prueba de que Dios no existe es que existen los Testigos de Jehová: ¿necesita Jehová testigos?

• Pertenezco a un grupo que es diferente del resto del mundo: dentro del grupo, todos somos iguales. Fuera del grupo soy diferente, acaso superior, al ser miembro de un grupo de borregos con pedigrí.