Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

domingo, 3 de enero de 2010

Matrimonio católico

La iglesia católica nunca se ha opuesto a que los homosexuales se casen, siempre que lo hagan con personas de sexo opuesto, homosexuales o no, y que tengan tantos hijos como los que dios les envíe, como si dios tuviera algo que ver con el asunto.

También ha sido muy permisiva con las veleidades masculinas, que contribuyen a perpetuar el sagrado lazo del matrimonio al que dios hizo el nudo. De modo que un hombre homosexual casada con una mujer puede tener una doble vida con chicos a los que paga o con otro hombre al que ama, e incluso se pueden encontrar todos en la misa del domingo, donde se aparentara que dios sigue teniendo algo que ver con el asunto.

La que no tiene nada que ver con el asunto en esos casos es la mujer, que sólo sirve para traer al mundo todos los hijos que el marido, homosexual o no, le engendre.