Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

martes, 12 de octubre de 2010

Orcos

Los trolls son seres humanos, no personas: sin conciencia social ni ecológica, sólo tienen conciencia de sí mismos y sus instintos básicos. Seres primarios, superficiales y obtusos, sin embargo, no tienen maldad o toda su maldad proviene de su egoísmo y su tosquedad.

Sin embargo, los orcos actúan con premeditación: al igual que los trolls, tampoco tienen conciencia social ni ecológica, pero saben que existe y que hay gente estúpida que va de ese palo, va de guay por la vida, es decir, hay gente idiota que se preocupa por el planeta: los ecologistas. Los orcos sólo respetan al más fuerte. Obviamente, el más fuerte es también inteligente en una proporción de 60% de fuerza y 40% de inteligencia.

Los trolls son los borregos, la masa consumista; los orcos suelen ser delincuentes, pero algunos de ellos también, además de delinquir, trabajan. El orco en su categoría más elevada es un político católico del PP, lo cual es sinónimo de codicia. Pero un orco también puede ser un chulo de putas que explota a las chicas cruelmente, un narcotraficante, o simplemente un ejecutivo ególatra dispuesto a cualquier cosa por medrar.

El orco es egocéntrico y egoísta, mientras que el troll puede tener un interés por los de su grupo (véase comentario en el artículo Observaciones inopinadas): el troll puede entrañar sentimientos parecidos al amor o al cariño, mientras que orco sólo se guía por la ley del más fuerte: si eres más fuerte que él te admira y te envidia y si eres más débil te desprecia y humilla. Si estás en el mismo nivel, intentará pisotearte para ocupar un puesto más alto.

A veces, un orco y un troll forman un dúo "dinámico": por supuesto, el orco es el órgano directivo y el troll el ejecutivo.



Líder español de una secta de orcos muy peligrosa.

lunes, 11 de octubre de 2010

Observaciones inopinadas

• Los tests de las revistas plantean situaciones sólo para personas que tienen un trabajo con horario de oficina, con cuestiones como: “Los fines de semana prefieres…”, “El jefe te ha pedido un informe…”, “Estás en la oficina un lunes…”. Se nota que los que elaboran esos tests trabajan en una oficina.

• ¿Qué puede haber más agradable que el perro del vecino interrumpiéndote la siesta, como cada tarde, con sus ladridos?¿Acaso el sonido de un disparo seguido de un corto lamento apagado y el silencio?

• La religión es peor que el SIDA o el cáncer, pues estas últimas enfermedades tendrán cura algún día, mientras que la primera parece destinada a seguir matando eternamente.

• La prueba de que Dios no existe es que existen los Testigos de Jehová: ¿necesita Jehová testigos?

• Pertenezco a un grupo que es diferente del resto del mundo: dentro del grupo, todos somos iguales. Fuera del grupo soy diferente, acaso superior, al ser miembro de un grupo de borregos con pedigrí.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Dios existe porque Dios existe

Jesús Sanz: "Dios existe y si no que venga Dios y lo vea"

El obispo de Oviedo ha salido al paso de las declaraciones del científico Stephen Hawking en las que negaba la existencia de Dios
CADENA SER - 06-09-2010

Esto, en la lógica clásica, se simboliza así:

P->P

Ninguna religión se preocupa de las desigualdades sociales, sólo de imponer, cada una, su doctrina moral tanto más absurda cuanto más obsoleta.

Refranes aplicables al catolicismo:


A Dios rogando y con el mazo dando.
Una cosa es rezar y otra, dar trigo.
Haz lo que digo, pero no lo que hago.

viernes, 20 de agosto de 2010

No soporto ver y/o escuchar más de 10 segundos a... (actualizable)

1. José María Aznar, El Gran Caudillo (es un oxímoron: ¿lo pillas? Gran... Caudillo... Illo).
2. Esperanza Aguirre, la hijaputa.
3. Mariano Rajoy, el mireusté.
4. La fauna de la COPE (Vidal, Losantos "El repudiado", Nacho Carasapo y la Cristina Comosellame).
5. Belén Esteban y la fauna que la rodea, como se llamen.
6. José Ramón de la Morena: Un gilipollas que hace un programa de radio "deportivo", es decir, que con tal de ganar audiencia habla de lo que sea. Insoportable.
7. Todo lo relacionado con la Fórmula 1: un mundo sin ver el careto de Fernando Alonso debe de ser maravilloso.
8. Tauromaquía (el puto mundo de los toros y sus putos toreros).
9. Bertín Osborne. El "español puro macho" por excelencia: para vomitar.
10. El ladrido constante, incesante, martilleante e ininterrumpido de uno o varios perros a menos de un kilómetro de distancia.
11. El gilipollas de Mario Vaquerizo (¿No lo conoces?¡Ni falta que te hace!)
12. Todo lo relacionado con el motociclismo: ¿es posible morir de una sobredosis de Nutella? A ver si hay suerte con el Rossi ése...
13. El canto del loco, ni juntos ni por separado.
14. Fernando Sánchez Dragó: ¡puagh!
15. Raphael, todo el año y en general, pero cuando menos lo soporto es cuando canta el puto tamborilero de los cojones en navidad.
16. Mourinho y Carmen Lomana. Me explico: a Carmen Lomana dan ganas de darle un guantazo en la cara para que se calle, pero, afortunadamente, no se la ve mucho por la tele; mientras que Mourinho me es indiferente, pero no para de salir en radio y televisión y dan ganas de darle también un guantazo.
17. Los tarotistas que salen por la tele. Es especial, los de la SEXTA: uno con acento francés y otro que parece un cuervo con el pelo largo: ¡tienen ambos una patada en todo el cielo del paladar...! Este último le oí decir una vez que se equivocó en una de sus predicciones y lo justificó diciendo que él perfecto no es y que se puede equivocar: ¡será hijo de puta! ¡Tu madre sí que se equivocó al decidir no abortar!
18. ¿He mencionado a Aznar, Esperanza Aguirre y Rajoy? Lo hago extensivo a todo el PP salvo Alberto Ruiz Gallardón y Jorge Moragas. 

miércoles, 2 de junio de 2010

Hacia la extinción de la cultura

"Cuando un pueblo se deja distraer por trivialidades, cuando la vida cultural es definida de nuevo como una serie ilimitada de organizaciones de entretenimiento, como una gigantesca industria de diversión, cuando el discurso público se convierte en palabrería uniforme, en breve, cuando los ciudadanos se convierten en espectadores y sus quehaceres publicos descienden al nivel del número de varieté, entonces la nación está en peligro, la extinción de la cultura se convierte en una amenaza real".

del libro Wir amüssieren uns zu Tode (Nos divertimos a tope), de Neil Postman (1985), mencionado por Watzlawick en La coleta del barón de Münchhausen (Herder, 1992)

viernes, 7 de mayo de 2010

La doble moral (por Ignacio Escolar)

La doble moral


Dos doctrinas de Mariano Rajoy sobre el Estado de Derecho, sin salir de la misma entrevista, ayer en Onda Cero. “Las reglas de juego son muy importantes, y en democracia hay parlamentos, hay ejecutivos que gobiernan y hay un poder judicial que dice lo que es acorde a la ley”. Rajoy se refiere al Tribunal Constitucional y a la sentencia del Estatut, donde el PP es el acusador. Media hora después, las reglas de juego cambian porque cambia el reo, el sujeto pasivo. “Yo voy a apoyar a Camps y va a ser el candidato del PP a las próximas elecciones en Valencia porque comprenderá usted que eso de los tres trajes yo no me lo creo (…) diga la Justicia lo que quiera”. Rajoy habla ahora del Tribunal Supremo, donde el PP es el acusado.

Otro ejemplo de perfecta asimetría, de doble moral, de intransigencia de naturaleza pasiva, intransitiva: ayer también concedió una entrevista a la SER el responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro. “Si usted fuese un inversor, ¿jugaría a favor o en contra de la economía española?”, le preguntó Carles Francino. “No vale esa pregunta”, respondió espontáneo Montoro, que por poco lo pillan y en un descuido acaba mostrando la verdadera estrategia de su partido. Montoro es liberal; parte de la entrevista también la pasa alabando el infalible libre mercado y la competencia, un dogma de fe que todo lo arregla. Bueno, todo no. “En España se ha consolidado el bipartidismo porque los dos grandes partidos saben que enfrente tienen un gran rival”, explica Montoro, que se escandaliza cuando le preguntan por la posibilidad de que un tercero gobierne: “¡No estamos para inventos!”. O dicho de otra manera, en la mejor tradición liberal: la competencia es siempre maravillosa, salvo cuando el oligopolio que se rompe es el mío.

domingo, 3 de enero de 2010

Matrimonio católico

La iglesia católica nunca se ha opuesto a que los homosexuales se casen, siempre que lo hagan con personas de sexo opuesto, homosexuales o no, y que tengan tantos hijos como los que dios les envíe, como si dios tuviera algo que ver con el asunto.

También ha sido muy permisiva con las veleidades masculinas, que contribuyen a perpetuar el sagrado lazo del matrimonio al que dios hizo el nudo. De modo que un hombre homosexual casada con una mujer puede tener una doble vida con chicos a los que paga o con otro hombre al que ama, e incluso se pueden encontrar todos en la misa del domingo, donde se aparentara que dios sigue teniendo algo que ver con el asunto.

La que no tiene nada que ver con el asunto en esos casos es la mujer, que sólo sirve para traer al mundo todos los hijos que el marido, homosexual o no, le engendre.