Páginas vistas en total

ALFON LIBERTAD

sábado, 1 de agosto de 2009

Plastificación

Mucha gente habla de la naturaleza: la flora, la fauna, los océanos... ¿Te preocupa la naturaleza?, me preguntan, como si nosotros no fuéramos naturales, como si la naturaleza fuera algo ajeno a nuestra existencia.

Si seres superiores al hombre y a los católicos, que son los más grandes, estuvieran estudiando el planeta Tierra verían que hay una especie de bichito que se sostiene sobre dos palos y que prolifera constantemente y produce dos tipos de excrementos: uno marrón, muy parecido al del resto de los bichos, y otro que tiene múltiples formas y colores pero que en verano en las costas españolas adquiere la forma y el color de las putas garrafas de agua. Claro que tampoco nos quedamos cortos en latas de todo tipo.

Lo que todavía no han llegado a descubrir estos seres superiores al mismísimo Cristo y Mahoma juntos, que ya es bastante superioridad puesto que ambos sabían leer y escribir, es que el plástico amenaza la vida constantemente: ayer mismo, un individuo de mi pueblo, Luis F.R., fue internado en la unidad psiquiátrica del hospital de la comarca víctima de un ataque frenético de ira producido por un paquete que necesitaba abrir pero que llevaba doble refuerzo de precinto.

Precinto. What a beatufil word! Si los egipcios hubieran tenido precinto actualmente las momias estarían mejor conservadas, pero no habría huevos de desprecintarlas, eso sí.


En el apartamento o piso moderno no se puede sobrevivir sin unas tijeras, un cutter (lo que toda la puta vida se ha llamado cuchilla, pero que la gente, que no habla inglés ni aunque les pagues las clases, se empeña en llamar cutter y al contenedor, container: ¡no todo el mundo es tan listo como los judeocristianos!), un cuchillo que corte (te ríes porque crees que todos los cuchillos cortan, pero... ¡vete al piso de una soltera que no sepa cocinar y verás qué te encuentras!) y un pincho largo: a veces algo se escapa a un lugar recóndito y no hay manera de recuperarlo, como puede ser un tornillito de cualquier cosa o un trozo de algún alimento que podría atraer a los insectos como las hormigas y las cucarachas.

Lo más jodido de todo esto es que mucha gente espera a que sean otros los que hagan algo, como si contribuir a la no destrucción de la naturaleza fuera un asunto que no va con ellos, sino con la naturaleza: ¿acaso serán también de plástico?

6 comentarios:

  1. Este artículo o como quieras llamarlo, está muy pero que muy bien.Luisito ahora si que luiseas.

    ResponderEliminar
  2. Si vas a la papelería o ferretería y pides una cuchilla, te miran como si fueras imbécil y, cuando les explicas lo que quieres, te miran con cara de suficiencia( a veces incluso con pena) y dicen: Ahhh, pero eso es un cutter!

    En este mundo, o te "plastificas" o eres imbécil.

    Has probado a usar el palo de la escoba para sacar las cosas de debajo de los muebles? :p

    ResponderEliminar
  3. A mí si un cateto pretende darme clases de inglés le digo: ¿hablas inglés? y lo miro como si fuera lo que es: un gilipollas que no habla ni castellano. :-)

    ResponderEliminar
  4. A tenor de tu último comentario en este hilo de respuestas, te copio y pego una frase que acabo de leer en una noticia de Yahoo: "La joven actriz Chloë Moretz deslumbra en cada una de sus apariciones en la alfombra roja con outfits con un aire naïf de lo más trendy."

    "Outfits", "naïf" y "trendy"... Ahí queda para los que decimos "cuchilla" y no "cutter": un gran esfuerzo de traducción para entender una chorrada de frase...

    Y sí, los de las noticias de Yahoo, en castellano no es que escriban muy bien, así que no sé yo en otros idiomas... :p

    ResponderEliminar
  5. Ah, se me olvidaba... Creo que quiere decir que lleva unos conjuntos desenfadados de lo más moderno... Pero dicho así... o sea... pues no mola tanto, tú... ya sabes... (póngase el acento adecuado :p )

    ResponderEliminar
  6. Muy gracioso lo de la tijera que acabas de añadir :p

    ResponderEliminar